Proyecto de Inteligencia Harvard. Toma de Decisiones

ISBN: 9788478693320

6,75

Nivel escolar: 8 a 12 años.

Cuaderno del alumno de toma de decisiones.

Para construir un armario de madera, antes es preciso dominar el manejo de las herramientas propias del oficio de carpintero. Entonces, ¿por qué a veces nos empeñamos los educadores en que nuestros alumnos y alumnas fabriquen armarios bonitos (obtengan éxito escolar) sin prepararlos de antemano en la adquisición del manejo de las herramientas (objetivos procedimentales) que precisan para fabricarlo?

Empecemos la casa por los cimientos y no por el tejado. Primero enseñemos a los alumnos las herramientas del pensamiento y después pidámosles que piensen adecuadamente.

El presente volumen «Toma de decisiones» nos parece un instrumento muy útil para desarrollar en nuestros alumnos y alumnas el aspecto afectivo  de manera sistemática, fomentando en ellos actitudes positivas tales como escuchar, respetar, cooperar…, y que culminen en algo tan difícil de conseguir como la empatía (capacidad de ponerse en el lugar del otro). El material, en principio ideado para Educación Secundaria, puede aplicarse fácilmente en 3º, 4º, 5º y 6º de Primaria. Los cambios efectuados han perseguido siempre ese objetivo y están basados en el trabajo real con alumnos y alumnas.

Para el profesorado proporciona estrategias concretas para llevar a cabo  en el aula el Plan de Acción Tutoríal, intentando dar vías de solución a problemas que se repiten  en las tutorías: peleas, discriminación, apatía, etc.

Nos parece fundamental  el entrenamiento de los chicos y chicas en la toma de decisiones desde el principio de su escolarización y, por ello, en  los problemas planteados aparecen continuamente situaciones de la vida real en sus dimensiones individual y grupal, entroncando con los métodos y técnicas de resolución de conflictos, habilidades sociales, etc., que tan buen resultado están dando en la práctica docente actual.

Nos parece que tal entrenamiento aporta, además,  esa cualidad tan necesaria y, a veces, tan poco frecuente en niños y adultos, de saber esperar, de reflexionar antes de actuar, controlando la impulsividad. Se insiste también en la necesidad de renunciar en ocasiones a un bien inmediato y efímero, para conseguir otro mediato, pero más duradero y satisfactorio para uno mismo y los demás.

Con todo ello se intenta romper el esquema premio-castigo para el manteni­miento de la disciplina en el aula,  para ir sustituyéndolo por la formación de un criterio propio, analizando las situaciones y llegando a un esquema de autodisci­plina y compromiso grupal en el cumplimiento,  aceptación y elaboración  de normas.

Por  último, señalar que considerábamos imprescindible la colaboración e implicación de las familias, ya que muchas de las situaciones en las que los alumnos y alumnas tienen conflictos y deben decidir se producen en casa y también  en relación con el colegio: deberes, controles, etc. Por ello, en  los problemas  planteados, los padres y madres  pueden participar también  de manera activa,  convirtiéndose entonces esta serie en un punto de encuentro para familias y tutores/as.

Si lo desea puede ver páginas interiores de la obra:

Páginas interiores

 


6,75

Descripción

Es primordial Enseñar a las personas a Pensar, cuando éstas empiezan a tener uso de razón. Lo mismo hace la madre enseñando a dar los primeros pasos a su bebé, cuando ya es capaz de sostenerse en pie, con su ayuda.

Empezar unos años más tarde no tendría sentido. Adecuar el proceso de enseñanza-aprendizaje al momento evolutivo del alumno es el principio educativo más idóneo que se puede tener en cuenta.

El presente trabajo no sólo lo ha tenido en cuenta, sino que lo está permanentemente desarrollando en toda la obra. Y lo ha hecho con éxito. Porque ha adaptado  un Programa de Aprender a Pensar (El Proyecto Inteligencia de la Universidad de Harvard), destinado a alumnos de Educación Secundaria Obligatoria, a edades más tempranas, cuando las personas empiezan a adquirir lo que comúnmente llamamos el uso de razón (desde los ocho años en adelante).

Y no ha sido una adaptación teórica de despacho o de investigación para una tesis doctoral, sino que es el fruto de una aplicación práctica realizada con unos alumnos escolarizados en un Centro Rural Agrupado (C.R.A.), cuyo sector educativo, en ocasiones, pasa más bien desapercibido, incluso para la Administración Educativa, en cuanto a dotación de recursos, por aquello de la lejanía física (y educativa) de los administradores.

Precisamente éste es el objetivo que se propone la presente obra: Enseñar estrategias de pensamiento que luego apliquen y utilicen en sus consiguientes aprendizajes. Así conseguiremos que los alumnos y alumnas adquieran y desarrollen un aprendizaje significativo, práctico, útil para sí mismos y para la sociedad, en vez de memorizar fríamente un cúmulo yuxtapuesto de datos asépticos, que pueden estar muy bien almacenados y organizados en cualquier libro, biblioteca o disco de ordenador.

Pidámosles a nuestros alumnos menos fijación de datos inconexos en sus cabezas y una mejor capacidad para utilizar dichos datos con una finalidad determinada. De esta manera estaremos educando a personas que piensan -y lo harán bien-, cultas, inteligentes y, en definitiva, libres.

«La educación, hasta ahora -señala el doctor Alberto Machado- se ha basado en la premisa que es posible enseñar a las personas contenidos culturales y normas de convivencia… Pero, ¿dónde podrá llegar el hombre en el futuro, si el sistema educativo asume como objetivo directo y sistemático la enseñanza de la inteligencia?»

El desarrollo de la inteligencia, y posterior fusión, de estos programas de Enseñar a Pensar en los currículos educativos puede ser una sugerencia valiosa para mejorar la inteligencia de todos nuestros estudiantes. Entonces, estaremos enseñándoles a pescar, en vez de darles el pez ya pescado. Ojalá seamos capaces de sacar a flote una próxima generación de buenos pensadores.

Se presenta la estructura organizativa diseñada por los autores originales del P.I.H., de tal manera que el proyecto se compone de seis volúmenes y en cada uno de ellos se trabajan estrategias concretas para cumplir los objetivos antes señalados.

El Proyecto de Inteligencia Harvard para Educación primaria está compuesto por 6 cuadernos:

  • Fundamentos del Razonamiento.
  • Comprensión del Lenguaje.
  • Razonamiento Verbal.
  • Resolución de Problemas Matemáticos.
  • Toma de Decisiones.
  • Manual de información.

Información adicional

Peso 0.300 kg
ISBN

Páginas

Año edición

Edición nº

Temática

, , , , , ,

Edades

Dirigido a

, ,

Encuadernación

Formato

Colección

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Proyecto de Inteligencia Harvard. Toma de Decisiones”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te recomendamos…